Una fábula de Humberto Marte "La Madám Sagá y el pájaro carpintero" ilústrate - Mao noticias 24 horas

Última Hora

Mao noticias 24 horas

Mao noticias 24 horas,,,Musica variada,,, Sabado y Domingo musica del ayer

Mao noticias 24 horas

Post Top Ad

tu anuncio aqui

Vistas a la página totales

martes, 20 de julio de 2021

Una fábula de Humberto Marte "La Madám Sagá y el pájaro carpintero" ilústrate


 

De mi libro Isla de mariposas felices 

La Madám Sagá y el pájaro carpintero

 

La Madám Sagá había decidido compartir el refugio con su pareja


Y comenzó a construir su nido en una tarde calurosa de esas que derriten la resina que acumulan los árboles cuyo tronco ha vivido muchos años


Tejía las hileras de las yerbas que encontraba a su alrededor una por una de forma habilidosa y con una destreza increíble movía su cabeza



Su pico era el sostén de las hileras


Con el podía tejer con facilidad y fabricar aquella morada en las alturas


Muy cerca de ella estaba el rey del martillo de pico de acero 


Era un pájaro carpintero que taladraba el palo central del roble que había crecido muy derecho y que producía con sus hojas un aire fresco y acogedor


Al martillar con su pico el pájaro carpintero producía una especie de estruendo que no era escuchado con agrado en ese lugar


Una mañana muy temprano, a penas comenzaban a surcar los cielos un sol de color rojizo en un horizonte cubierto por una niebla mañanera y el mojado del rocío tropical  hacía  que los estruendos del martillar se escucharan aun mas desesperantes y molestosos 


Con una sonrisa reflejada en su pico se le acercó la sigua y le dijo


Muy buenos días  señor carpintero


Buenos días señora sigua le respondió el carpintero


Se que usted como yo construye su nido el mío lo hago con mi pico sin dañar el árbol y sin hacer ruido


Ah muy bien señora sigua, le respondió el pájaro carpintero


Veo lo que usted construye y es muy hermoso no hace ruido ni daña el árbol


Yo quisiera hacer lo mismo pero es que a los carpinteros la naturaleza nos enseñó de distintas maneras usted confecciona su nido con su pico


Yo también pero hago ruido al chocar mi punzante pico con la madera y se que molesta pero no se hacerlo de otra manera y tengo necesidad como usted de tener mi familia además no quiero dañar el árbol siento tristeza al hacer lo que hago pero no puedo variar lo que aprendí


He pensado que tal vez pueda aprender de otra manera y dejar de hacer escándalo pero a la vez,


¿que hago yo con aprender de otra manera si los demás seguirán haciendo lo mismo?


Si señor carpintero usted si hará algo cambiando su manera


Porque poco a poco los demás se Irán enterando y si su cambio de actitud beneficia a los árboles ellos lo comprenderán y lo harán porque no hemos venido hacer el mal ni a los árboles ni a nosotros mismos


Si usted viene a mi nido para ver como lo hago podría aprender hacer su nido sin hacer escándalo y sin dañar los árboles


Claro que iré señora sigua,


Respondió el carpintero


Entiendo que cambiar la manera de hacer lo desagradable para hacer lo bueno es mejor y es igual para todos pájaros y árboles


Venga a mi nido señor carpintero, le invitó la sigua


Lo primero es escoger la yerba que podrá cortar y con su pico traerla hasta la rama que escoja para hacer su nido yo le traeré la primera le enseñaré como colocarla  


El carpintero estaba muy contento era la primera vez que haría su nido fuera de las entrañas de un árbol 


Poco a poco no con la destreza de la sigua el carpintero fue construyendo su nido en la ramita que había escogido


A los demás carpinteros del lugar les sorprendió el hecho de saber que un pájaro carpintero había cambiado su manera de hacer su nido


Pero no tardaron en comprender que era por el bien del árbol y por el bien de todos porque si conservaban el árbol saludable y vigoroso tendrían mas sombra


Más fresco en el ambiente

Más humedad en su entorno

Más comida

Más lluvia

Más agua


Tanto el carpintero como la sigua hicieron sus nidos y permanecieron felices al lado de sus polluelos


Los demás carpinteros pusieron en practica la enseñanza de la sigua y la vida les sonreía y todo lo tuvieron en abundancia

 

¿Cuanto nos beneficiaríamos si cambiamos de actitud en el entorno?

 

Muchas veces nuestras acciones dañan a los demás y sabiéndolo no nos importa


Porque el egoísmo humano nos pone torpes al no entender que si actuamos con moderación y respeto y lo pasamos de familia en familia todos saldríamos beneficiados


Podemos convivir en un mismo lugar incluso, con diferentes ideas, lo que falta es poner sentido común en la comprensión de que todos tenemos el mismo derecho y adoptar lo que más le conviene a la mayoría sin buscar que a unos les sobre y a otros les falte porque entonces se entenderá que no aprendimos a convivir con los demás y que impusimos nuestro criterio sin respetar el del prójimo       

 

Mientras la humanidad en sentido general no comprenda la importancia de respetar el derecho de los demás no podrá vivir en paz ,,, humberto marte 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

tu anuncio aqui